Gran Esfinge de Giza

La Gran Esfinge de Giza es una imponente escultura dotada de cabeza humana y cuerpo de león ubicada junto a las Pirámides de Giza. Se trata de uno de los monumentos más extraordinarios y emblemáticos no solo de Egipto, sino de todo el mundo.

La enigmática esfinge cuenta con una altura de cerca de 20 metros y algo más de 70 metros de longitud, y está dotada de cabeza humana y cuerpo de león, algo que para los antiguos egipcios reunía en una misma figura la inteligencia y la fuerza.

Un maravilloso misterio

La esfinge es uno de los grandes misterios de todos los tiempos y a lo largo de varios siglos han sido numerosas las especulaciones de los arqueólogos sobre su procedencia, su fecha de creación o su función.

Se cree que fue creada alrededor del año 2.500 a.C. como parte del complejo funerario de Kefrén con la finalidad de convertirse en el guardián que protegiera su tumba.

A menudo se ha especulado sobre la desaparición de su nariz, visiblemente desgastada, culpando a Napoleón de su destrucción en la mayoría de las teorías. Esta hipótesis se vio desmontada al encontrar los dibujos realizados por un explorador antes del nacimiento de Napoleón.

La esfinge en la actualidad

Actualmente la esfinge no conserva prácticamente ninguno de los vivos colores que la vistieron en el pasado, cuando el cuerpo y su gran cabeza eran de color rojo y la prenda egipcia que cubría su cabeza (nemes) presentaba rayas blancas y azules.

La cabeza de la esfinge se encuentra mejor conservada que su cuerpo debido a la dureza de la piedra en la que se realizó, aunque el cuerpo contara con la ventaja de pasar gran parte de su historia enterrado en la arena, algo que ayudó a preservarlo de la erosión.

Uno de los puntos clave de Egipto

La Gran Esfinge de Giza es uno de los monumentos más maravillosos de Egipto y uno de los principales puntos de interés del país, pudiendo compararse en un plano diferente con el emblemático cuadro de la Mona Lisa. La imponente y misteriosa esfinge es el blanco de los flashes de las cámaras de todos los visitantes, que se afanan por llevarse de vuelta el mejor de los recuerdos.