Abu Simbel

Abu Simbel es un complejo formado por dos templos excavados en la roca, uno de ellos está dedicado a Ramsés II y el otro a Nefertari, su primera esposa y su predilecta.

Echando la vista atrás

La construcción de los templos tardó unos 20 años en verse concluida y se llevó a cabo durante el reinado de Ramsés II (1279-1213 a.C).

Enterrados en la arena durante siglos, los templos fueron descubiertos parcialmente en 1813 por el explorador suizo Burkhard. Más tarde, en 1817, el italiano Giovanni Battista Belzoni descubrió el resto.

Para evitar que desaparecieran bajo el agua al construir la Presa de Asuán, los templos de Abu Simbel fueron reubicados entre 1964 y 1968. Con la ayuda de un grupo de ingenieros y el apoyo de fondos internacionales durante 4 años con 36 millones de dólares, se desmantelaron y reconstruyeron en un lugar 65 metros más alto. Por la ayuda recibida, Egipto donó importantes tesoros y templos a otros países, como el Templo de Debod que se encuentra en Madrid, o el de Dendur, que viajó hasta Nueva York.

Conociendo Abu Simbel

Compitiendo en belleza y espectacularidad con las mismísimas Pirámides de Giza, el templo de Abu Simbel es una de las construcciones más espectaculares de Egipto.

El complejo está compuesto por varios edificios entre los que destaca especialmente el Templo de Ramsés II, un auténtico símbolo de Egipto gracias a su impresionante fachada compuesta por cuatro estatuas de 20 metros de altura que se tallaron directamente sobre la roca.

Si la fachada resulta imponente e impactante, el interior no tiene nada que envidiarle. Enormes salas decoradas con frescos conservados a la perfección envueltas por estatuas colosales que dan paso a diferentes salas de menor tamaño en un viaje tan artístico como místico.

Dos veces al año, el 21 de febrero y de octubre, en un acto de perfección astronómica, se hace la magia y el sol atraviesa el templo al amanecer para iluminar las estatuas de los dioses.

Justo al lado se encuentra el Templo de Nefertari, la esposa preferida del faraón. De tamaño inferior pero similar belleza, la fachada de este templo cuenta con seis figuras talladas en la roca y su interior tampoco tiene nada que envidiar al del templo principal.

Cómo llegar a Abu Simbel

Para llegar a Abu Simbel hay varias opciones, podéis ir en autobús, en avión, o en barco, a bordo de un crucero. Asimismo, podéis contratar cada cosa en diferentes sitios. Si vais a hacer el crucero por el Lago Nasser, podéis saltaros el resto de la información, ya que el barco para directamente enfrente de los templos.

El avión es la opción más rápida, ya que en media hora llega desde Asuán hasta Abu Simbel. En el fondo, si sumamos el tiempo de ir al aeropuerto, el control de seguridad, la espera previa y el trayecto, no se ahorra tanto tiempo como podría parecer.

Precios de la excursión a Abu Simbel

Esta es la excursión en la que más se aprovechan las agencias de viajes. Si viajáis con un paquete organizado la agencia os venderá la excursión en autobús por unos 125€ o en avión por 270€.

Si queréis ahorrar un 40%, os recomendamos hacer la reserva de esta excursion por internet y llevarla contratada antes del viaje, en caso contrario tendréis que pagar lo que os pidan en el barco. Incluye recogida y traslado de regreso, transporte, guía en español y entradas a los dos templos.

Precio

Adultos: 160 libras egipcias.
Estudiantes acreditados: 80 libras egipcias.

Transporte

Desde Asuán, en autobús o en avión.